Miguel MENA

Piedad

Xordica, 2008

La prensa ha dicho...

«Este es un libro que habla de la vida. Sorprende por lo auténtico, por su radical ausencia de adorno. Una obras austera que, sin embargo, conmueve hasta la médula. Es un volumen modesto que podría leerse de un tirón en un par de horas, porque, además resulta muy ameno. Pero lo cierto es que te tomas tu tiempo y masticas las palabras, las tragas lentamente igual que tragas un jarabe medicinal de sabor denso y chocante. Ese jarabe que te va a curar, que es exactamente lo que hace este libro.» Rosa Montero, El País

Sinopsis

Piedad es un libro de recuerdos, de paradojas, de estados de ánimo. Un libro de historias mínimas, de fotos al instante, de chispazos. Piedad habla del dolor, de la esperanza, de la familia, de los amigos, de las ausencias, de la muerte, de la compasión por los demás y por uno mismo. Piedad es un libro de sueños, de insomnios y cansancios. Un libro de silencios, de gestos, de gritos. Habla de admiración, de incomprensión, de luchas, de derrotas, de anhelos, de resistencias. Piedad es un libro de memorias; un libro de relatos que no se atrevieron a ser poemas, ilustrados por fotografías realizadas por el autor, pero es, por encima de todo, un homenaje a su hijo discapacitado, una declaración de amor.

Basado en esta narración, Gaizka Urresti dirigió el documental Un dios que ya no ampara (2010), finalista de los premios Goya 2010. Esta película es la historia de un padre que busca respuestas a la discapacidad de su hijo. Una película que gira alrededor de una experiencia vital que se percibe como una pesadilla: el traer al mundo a un ser humano víctima de una grave malformación y cómo, después de una época de rencor hacia el destino, esa circunstancia no zanja la esperanza de felicidad.