Joan BARRIL

Les terres promeses

Edicions 62, 2010 | The Promised Land

Traducciones

Castellano, Ediciones B

Premios

***Premio Sant Joan 2010***

La prensa ha dicho...

«En Les terres promeses está el mejor Barril: el de la mirada sabia, tierna, comprensiva, con la que es capaz de entender y querer a las personas; sus sueños, el efecto del paso del tiempo...Pura química humana.» Vicenç Villatoro

«Les terres promeses es una novela redonda, por la capacidad de síntesis temática y formal, la ambición soterrada, el estilo preciso y lírico, pero sobre todo por la presencia magnética de la personalidad humana e intelectual de Joan Barril.» Sam Abrams, El Mundo,

«Un fresco histórico del siglo XX: de las grandes catástrofes y de sus esperanzas y contradicciones. Una lúcida reflexión sobre las causas individuales y la gran causa colectiva.» Ana M. Moix

«Les terres promeses muestra una muy alta exigencia moral y narrativa. Es, sin duda, la obra de madurez de Joan Barril.» Lluís Muntada, El País

Sinopsis

Robert Miranda es un barcelonés que se gana la vida blanqueando dinero. Cuando se dispone a hacer su última entrega y retirarse, un huracán interrumpe el tránsito aéreo y Robert se ve atrapado, junto al resto de pasajeros, en el aeropuerto de Cayo Tendido, una pequeña isla del archipiélago cubano.

Durante las largas horas de espera, Lucía, una anciana de origen cubano, explica los hechos que sucedieron en aquella misma isla a lo largo de la última semana del año 1958, cuando Fidel Castro estaba a punto de entrar en La Habana.

En aquella ocasión llegó a la isla un misterioso joven armado y uniformado. Era el hermano pequeño de los Castro, prestigioso economista en Wall Street y profesor en Harvard, que había recibido un importante encargo de los revolucionarios. En la calma de aquella isla, Santiago Castro empezó a tomar conciencia de otras causas y de otros sueños, y tuvo que enfrentarse a un profundo dilema.

Les terres promeses es una reivindicación del derecho a cambiar, a evolucionar. Una novela moral y humanista que nos recuerda que las verdaderas tierras prometidos sólo se encuentran en el territorio íntimo de los valores y de la historia personal de cada uno.