Enrique VILA-MATAS

Hijos sin hijos

Anagrama, 1993; PRH/DeBolsillo, 2012

Traducciones

(Francia, Bourgois, 1999 / Bolsillo, Titres, 2006); (Portugal, Assirio & Alvim, 2003)

La prensa ha dicho...

«Una completa maestría. Una maestría que hace de él un autor insustituible.» Ignacio Echevarría, El País

«Genial superación de los dogmas en literatura.» J. A. Masoliver Ródenas, La Vanguardia

«Libro ambicioso como pocos en los últimos años.» Mercedes Monmany, Diario 16

Sinopsis

En esta singular y heterodoxa Breve Historia de España de los últimos 41 años –la edad de Kafka cuando murió en Kierling–, los protagonistas de los diferentes episodios son todos hijos sin hijos, personas que no desean descendencia alguna, seres a los que su propia naturaleza aleja de la sociedad y que, en contra de lo que pueda pensarse, no necesitan ninguna ayuda, pues si quieren seguir siendo de verdad sólo pueden alimentarse de sí mismos; personas que han inventado una especie de indiferencia distante que les permite no estar ligadas a la realidad sino por un hilo invisible como el de la araña, pues todas parecen sintonizar con lo que escribiera Kafka en su Diario, agosto de 1914: «Hoy Alemania ha declarado la guerra a Rusia. Por la tarde fui a nadar». Es decir, todas sitúan al mismo nivel el plano histórico y el personal. Por ello, Hijos sin hijos no es sólo un audaz y sorprendente recorrido por nuestra última y penúltima historia, sino también una antología de fantasmas ambulantes, sombras checas, pobres personas y otros genios de la natación.