Mario CUENCA SANDOVAL

El ladrón de morfina

451 Editores, 2010 | The Morphine Thief

Premios

Francia, Passage du Nord-Ouest / Bolsillo, Seuil

La prensa ha dicho...

“Una novela de aventuras en la que los héroes son los estados de la conciencia.” Mathieu Lindon, Libération

“Mario Cuenca hace ver y oir al lector, con audaces medios literarios, la esquiva locura de todos los conflictos armados.” Isabelle Rüf, Le Temps

«Me arriesgaré a decir lo que pienso de Mario Cuenca Sandoval. Pienso que posee un talento literario inconmensurable, que escribe como un maestro, que tiene una prosa de altísima calidad, que está al nivel de los mejores (y no hablo de los mejores de España, sino de los mejores en general) (…) Esto es literatura. Esto es la literatura. Esto es la literatura del siglo XXI.» Andrés Ibáñez, ABC

«Con Malick, Cuenca comparte no sólo una sensibilidad privilegiada sino también una profunda formación filosófica.» Luis Gámez, Quimera

«Un libro que, si hubiera justicia en el mundo, estaría en lo más alto del ranking de novelas  españolas del año.» Javier Calvo

«Un trazado narrativo asombroso cuyos puntos de vista en primera, segunda y tercera persona perfilan un encadenado demoledor y apabullante. Un libro insólito, consecuencia de una decisión arriesgada cuya letra nada dócil necesita de un lector dispuesto a serlo y necesariamente exigente. Un lector que será recompensado por su esfuerzo. Cuenca Sandoval ha escrito una novela estupenda.» María José Obiol, El País

«Cuenca Sandoval consigue una atmósfera de violencia, irracionalidad, sinsentido, terror o angustia en la línea de las mejores páginas de la literatura antibelicista y antimilitarista. (…)Lo mejor de El ladrón de morfina reside en la excepcional capacidad de Cuenca Sandoval para narrar creando constantemente vigorosas y personales imágenes.» Santos Sanz Villanueva, El Cultural

«El ladrón de morfina es una historia perfecta creada por un novelista a quien no puedo más que tildar, corroído por la envidia, de pedazo de escritor.» Álvaro Colomer, Culturas de La Vanguardia

«Espléndida, hipnótica, exigente y alucinada revisitación del horror de Joseph Conrad, sampleado a partir del Apocalypse Now de Coppola y el Árbol de humo de Denis Johnson.» Ricard Ruiz, El Periódico de Catalunya

«Una maquinaria sumamente eficiente, una pieza de ingeniería en la que cada engranaje, rueda, pieza han sido ajustados con una precisión técnica asombrosa, para poner en marcha un texto transparente, en cuya elaboración hay tanto de arte como de mecanismo. Una intensa experiencia intelectual.» Paloma González, El Heraldo de Aragón

«Una de las voces más interesantes del panorama literario de nuestro país, con una apuesta estética a la vez sólida y arriesgada, una prosa precisa y una portentosa imaginación.» Juan Jacinto Muñoz Rengel, en RNE 5, Literatura en Breve

«Mario Cuenca Sandoval agarra un modelo, lo zarandea, nos lo entrega diferente: la novela de entretenimiento con motor bélico queda, en sus manos, mejor que antes. ¿Aseguraba el eslogan que no imites, sino que innoves? Pues innova imitando, entonces, o reinventando, o imita e innova al mismo tiempo, pero el caso: escribe novelas fascinantes, como El ladrón de morfina.» Elena Medel

«Una obra densa y ambiciosa, meditada e impecablemente construida sobre la convicción de que la literatura puede y debe ser más que entretenimiento.» Pablo Chul, Ámbito cultural

«Mario Cuenca Sandoval es, a día de hoy, el novelista más interesante de su generación… si es que no sea ya, tal vez, el mejor.» Josef Mielczarczyk en el blog Vertical 286

«El ladrón de morfina es una novela-puzzle en cinco piezas que encajan a la perfección. Como en los mejores rompecabezas sabemos cuál es la imagen que va a resultar al finalizar el montaje, pero no somos conscientes de toda su belleza hasta encajar la última pieza. Una de las más hermosas novelas sobre el terror que provoca el ser humano sobre el ser humano.» Carmen Moreno, Letraatlántica

«Intensa y evocativa, abierta a la perplejidad» Antonio Luis Ginés, Cuadernos del sur, Diario Córdoba

«Una de las voces más sugestivas y rompedoras del panorama narrativo patrio. La prosa de Cuenca es poesía, poesía de la pesadilla, de lo atroz, de la extrañeza ante el hecho de ser hombres.» Manuel Moyano, La Verdad de Murcia

Sinopsis

Esta historia es una mosca en la boca de un camaleón y un camaleón en la boca de una serpiente y una serpiente en la boca de una gruta. … Y transcurre en Corea. En el corazón de la guerra. Ya el cine italiano rehizo un género con el spaghetti western; ahora, un autor español se apropia del cine bélico americano: una noche de 1951 el Flaco Bentley, recluta de la 187 Aerotransportada de Estados Unidos, desciende en paracaídas sobre el campo de batalla, a ocho mil millas de su país. En la guerra encuentra muerte y horror, sí, pero también a un ángel colombiano, a un oficial-artista que dibuja tanques con su máquina de escribir, a los traficantes de morfina y sexo. Y comprende que siempre coexisten dos guerras: la que se libra en las trincheras, a ras de suelo, y otra más elevada, resultado de la alucinación, de la embriaguez; de la maldición que nos obliga a preguntarnos qué queremos y quiénes somos. Un suplicio añadido, porque resulta que siempre queremos lo que no tendremos y somos lo que ni siquiera habíamos sospechado. Al final cada hombre libra su batalla definitiva en el campo del deseo y la identidad.