Juan BONILLA

Jerez de la Frontera, 1966

Foto © Yolanda Morató

Juan Bonilla (Jerez de la Frontera, 1966) es autor de los libros de relatos El que apaga la luz (Pre-Textos, 1994), La compañía de los solitarios (Pre-Textos, 2000), La noche del Skylab (Espasa Calpe, 2000; Booket, 2003), Je me souviens (Algaida, 2005), particular homenaje a G. Perec, El estadio de mármol (Seix Barral, 2005), Basado en hechos reales (Berenice, 2006),Tanta gente sola (Seix Barral, 2009 – Premio Mario Vargas Llosa NH de relatos) y Una manada de ñus (Pre-Textos, octubre 2013).

Como novelista cabe destacar: Nadie conoce a nadie (Ediciones B, 1996), obra que fue llevada al cine con éxito, Cansados de estar muertos (Espasa Calpe, 1998), su primer libro dirigido a jóvenes lectores, titulado Yo soy, yo eres, yo es (Planeta, 1998; Seix Barral, 2004) y Los príncipes nubios (Seix Barral, 2003),  galardonada con el Premio Biblioteca Breve y traducida a varios idiomas. Precisamente la traducción francesa mereció el Prix littéraire des Jeunes européens y la más reciente, Prohibido entrar sin pantalones (Seix Barral, 2013), un texto gamberro y radical sobre el poeta ruso Vladimir Maiakovski, que además de haber recibido unas críticas espectaculares, mereció el I Premio Bienal de Novela Vargas Llosa.

Como autor de libros de no-ficción, ha publicado: Después de La Costa del Sol en la hora pop (Fundación José Manuel Lara, 2007), un lúcido y mordaz análisis sobre el origen del fenómeno turístico, publicó La vida es un sueño pop. Vida y obra de Terenci Moix (RBA, 2012), que recibió el Premio Gaziel de Biografías y Memorias y La novela del buscador de libros (Fundación José Manuel Lara, 2018), unas entretenidas memorias sobre su larga y apasionada experiencia como coleccionista de libros.

En 2019 publicó Totalidad sexual del cosmos (Seix Barral, 2019), recipiente del Premio Nacional de Novela en 2020. Su última obra es la reescritura de la novela Nadie contra nadie (Seix Barral, 2021), que originalmente se publicó en 1996 con el título Nadie conoce a nadie.